El docente reconocerá la riqueza de la Autonomía Curricular mediante el análisis de la propuesta de su escuela, considerando los elementos establecidos en el programa vigente y las estrategias metodológicas que garanticen un aprendizaje significativo y de calidad.